Aplicaciones del ePTFE: elementos de estanqueidad


Un sellado está destinado a proporcionar seguridad de forma permanente hasta que se retira.

La seguridad a largo plazo puede resultar difícil para los sellados industriales debido a las fuerzas que pueden debilitar los materiales o incluso romper el sellado. En el entorno del sellado, ciertas sustancias químicas, temperaturas y presiones pueden ponerlo en riesgo.

Gracias a la tecnología exclusiva de Gore, nuestros elementos de sellado reducen al mínimo estos riesgos. Las tuberías y otros equipamientos permanecen en su sitio, los líquidos industriales se transportan de manera fiable y nuestros clientes pueden disfrutar de una producción más eficiente (y de un ahorro económico). La eficaz retención de productos químicos y materiales de todo tipo asegura que las partículas y las toxinas no acabarán en el medio ambiente. Con otras palabras: cuanto más fuerte sea el sellado, más limpio estará el aire.

Nuestros robustos elementos de estanqueidad conservan sus propiedades mecánicas, ya que son resistentes a la relajación, pueden soportar un amplio rango de temperaturas y presentan una fuerza de material superior. Esto se debe a los atributos del ePTFE, un material que modificamos en cada aplicación para ofrecer las propiedades óptimas. El ePTFE:

  • es hidrófobo y químicamente inerte, por lo que no reacciona con los materiales que sella
  • es térmicamente estable, capaz de resistir un amplio rango de temperaturas para mantener el sellado hermético
  • posee una extraordinaria resistencia a la tracción, lo que proporciona a los elementos de sellado una estabilidad dimensional que evita que se rompan o quiebren a pesar del aumento de temperatura o las fuerzas mecánicas

Desde las láminas planas a la cinta fina y los sellados de conformado in situ —disponibles para bridas de cualquier tamaño o forma— los elementos de sellado de Gore permanecen en su sitio por muchos estorbos que se encuentren, incluso a largo plazo.